Introducción a la escultura

A c t i v i d a d ... d e ... A p r e n d i z a j e

Recuerda que la Actividad de Aprendizaje se compone del estudio de la información contenida en esta página y la correspondiente Evaluación. 

La escultura es una actividad artística que desde la antigüedad, el hombre ha utilizado para expresarse, transformando los materiales que tiene en su entorno, desde madera, huesos, piedra y metales; Hoy hablamos de la escultura en un contexto en donde se han borrado las fronteras entre estilos, corrientes, técnicas y principios de percepción visual, el arte contemporáneo es una mezcla de diversos estilos y técnicas en donde se entrelazan el dibujo con la escultura y la pintura.


Introducción a la Escultura

El hombre ha practicado la escultura desde la época paleolítica, bien como arte o como objetos de uso mágico-religioso, de los materiales podemos decir que utilizaron la piedra, el hueso y el marfil, limitándose por la técnica o su reducido análisis visual, a representar las escenas y sus integrantes del mundo que tenían ante sus ojos.

Los registros que se han encontrado, podrían representar los primeros ensayos de arte humano al momento que esculpen estatuillas de marfil, modelan la arcilla, crean los primeros ídolos que parecen traducir el culto a la fecundidad.

Los hombres del paleolítico conocían ya la arcilla cocida, pero solo en el neolítico se desarrolla la cerámica todavía rudimentaria, moldeada a mano, sin torno.

En el transcurso de la historia de la humanidad, la Escultura igual que la arquitectura ha servido como medio para lograr la eternidad, para ello, los escultores han utilizado para sus obras materiales consistentes y duros como el granito, el basalto y el bronce. En otras épocas se esculpieron tallas en madera recubiertas de estuco (argamasa confeccionada con cal y polvo de mármol, y que luego pintaban de variados colores combinando de este modo el arte de la escultura y la pintura. Precisamente en estas obras de arte realizadas en madera es donde los artistas encontraron un medio de liberarse de la rigidez que imponían las reglas del arte y llegaron a representar escenas de la vida diaria y de animales de autentico realismo.

Desde un punto de vista académico, hay dos métodos básicos de producir escultura: el modelado y el tallado.

Entre las artes visuales la escultura es la que permite utilizar además del sentido de la vista, el del tacto. Para aproximarse al estudio de la escultura es importante considerar como principio fundamental que ésta es la interacción del volumen y del espacio.

Los elementos básicos que nos permitirán definir a la escultura a partir de una gramática visual son:

El material, que dará expresividad a la pieza, porque no es lo mismo utilizar madera que metal, plástico que cartón, o materiales reciclados.

La forma, que puede ser Figurativa o Abstracta, Orgánica o Geométrica.

El volumen y el espacio, El volumen como masa la cual ocupa un lugar en el espació, pero es la interacción con ese espacio que se establece una relación entre los espacios “vacíos” que rodean o perforan al volumen y permiten el paso de la luz modificando la apariencia de la forma, estos vacíos le otorgan a la pieza características de dinamismo o rigidez, según sean aplicados.

También el volumen adquiere otros factores de relación, según su entorno, obteniendo las siguientes clasificaciones:

Exenta: La escultura que se integra a su medio, puede ser vista por diversos ángulos y puntos de vista.

Relieve: Es una variante de la escultura que va de lo bidimensional a lo tridimensional, siempre tenemos una sola vista la frontal, puede ser en alto o en bajo relieve, pero siempre denotarán volumen.

Monumental: Es la escultura que rompe las proporciones regulares en relación al ser humano, se integra en espacios abiertos y se caracteriza por conformarse de un conjunto de elementos compositivos.

Ornamental: Este tipo de escultura esta vinculada al uso en la arquitectura, formando parte de la concepción del proyecto.

La superficie, es la denominada textura que producimos al alterar la parte exterior de la construcción, estas texturas podrán ser físicas o conceptuales, es decir serán físicas en el momento que utilicemos un instrumento y logremos un esgrafiado, golpeado o pulido de una superficie; la consideraremos conceptual cuando la distribución de elementos en las caras de la pieza logren un contraste entre los diferentes elementos de la escultura, es importante dejar claro que para que la textura ayude a la obra deberá estar dentro del marco de la unidad visual de la pieza, esto quiere decir que las alteraciones que hagamos tengan una relación entre todas las partes para que se perciba como un error o un mal acabado; es aquí donde podemos incluir el uso del color como el elemento que refuerza el concepto de la escultura, pudiendo llegar a ser policromo con en algunas esculturas antiguas.

El movimiento, este aspecto es fundamental porque también tendrá dos tendencias la física y la conceptual, en la física lo entenderemos como las piezas que cambian de posición en el espacio, sea por una acción mecánica o por la de algún fenómeno de la naturaleza como el viento o el agua, un ejemplo claro de esto son los “móviles” piezas que se suspenden y equilibran y tienen un movimiento, el representante más destacado fue Alexander Calder (1898-1976).

El otro tipo de movimiento es el conceptual, en donde la escultura no cambia de posición, sino que es la vista del observador la que viaja por toda la pieza provocándole a éste la sensación de ritmo y dinamismo; logramos este tipo de movimiento en cuanto conocemos y aplicamos los conceptos formales de composición.

La línea, pudiera parecer que la línea es privativa del dibujo, pero en escultura será el contorno de la figura y será su dirección y la relación de separación entre forma y espació la que generará la tensión entre las piezas o elementos que componen una escultura, también la línea será la que determine el estilo de la forma como lo vimos al inicio de estos conceptos.

Por último tenemos a la Proporción que es la relación de la pieza con su entorno, si se percibe diminuta, pequeña, grande, exagerada o monumental.